US Vice President Mike Pence (L) and Speaker of the House Paul Ryan (R) applaud as US President Donald J. Trump (C) arrives to deliver his first address to a joint session of Congress from the floor of the House of Representatives in Washington, DC, USA, 28 February 2017.  REUTERS/Jim Lo Scalzo - RTS10VFR

Por Rafael Ponce De León

 

El presidente Donald Trump inició su primer discurso ante el Congreso de Estados Unidos condenando los recientes ataques a la comunidad judía en varios estados del país e hizo un llamado a la unidad de todos los estadounidenses.

“Vine ante ustedes a enviarles un mensaje de unión y fortaleza, un mensaje que viene desde lo más profundo de mi corazón”, dijo el mandatario.

“Podremos ser una nación dividida políticamente, pero somos una nación unida para condenar el odio y el mal en todas sus formas”, aseguró el presidente. Trump buscó dejar atrás el desprolijo inicio de su presidencia y también busco curar las heridas de la campaña presidencial. Mostró una ambiciosa agenda y para muchos, inclusive sus oponentes, sonó y se mostró presidencial.

El mandatario llamo a la gente a unirse para renovar “el espíritu norteamericano”. Durante su discurso dejó de lado su tono divisivo y hasta la corbata roja, vistiendo una azul a rayas mucho más sobria. “El tiempo para pequeños pensamientos y peleas triviales quedó atrás, solo necesitamos coraje para compartir los sueños que llenan nuestros corazones”, remarcó Trump.

Con este mensaje, Trump buscó acallar a sus críticos que han ido en aumento desde que tomó posesión el 20 de enero.

Nuevo sistema migratorio

Dentro de las propuestas que presentó durante su discurso se destaca la de un nuevo sistema migratorio basado en méritos y en la capacitación de los candidatos. Con esto aseguró Trump, “se frenará el acceso al país de personas con baja capacitación laboral”.

La reforma propuesta por Trump es muy similar al sistema que se emplea en Australia y Canadá.

“Si cambiamos el actual sistema de inmigración de personas con baja capacitación y adoptamos mi sistema basado en méritos, tendremos mayores beneficios, ahorraremos dinero, los salarios serán mejores y ayudaremos a familias con dificultades, incluyendo a las familias de inmigrantes, a que ingresen a la clase media”, aseguro el presidente.

“Creo que es posible una reforma migratoria real y positiva, siempre que nos enfoquemos en mejorar los empleos, los salarios, fortalezcamos la seguridad de nuestra nación y restablezcamos el respeto por nuestras leyes”, afirmó.

A su vez reiteró su promesa de construir el muro en la frontera con México y de alguna manera volvió a criminalizar a ciertos grupos de inmigrantes al llevar de invitados a familiares de personas asesinadas por inmigrantes indocumentados.

Las estadísticas indican que la tasa de criminalidad es menor entre los inmigrantes con respecto a la de los nativos.

Gastos Militares

En otro momento de su alocución el presidente le hablo directamente a los socios de Estados Unidos en la OTAN, “esperemos que nuestros socios, en Medio Oriente, el Pacífico y la OTAN asuman un rol directo y significativo en las operaciones estratégicas militares y paguen su cuota justa del costo de estas”, recalcó.

“Queremos estabilidad y armonía, no sirven de nada las guerras y los conflictos, queremos paz”, aseguro Trump.

Trump tuvo la mayor ovación de la noche cuando le rindió homenaje a la viuda de William Ryan Owens, quien falleció en una operación militar en Yemen aprobada por el presidente días después de asumir. Owens es el primer fallecido en combate estadounidense durante el gobierno de Trump.

La viuda de Owens, Carryn Owens, quien estuvo sentada junto a la hija de Trump, Ivanka, estalló en llanto en ese momento, mientras los presentes en el Congreso aplaudieron de pie.

La escena pasó a ser el momento más emotivo del discurso, con una ovación que duro más de dos minutos. “Ryan murió como un heroico guerrero, luchando contra el terrorismo y protegiendo a nuestra nación”, dijo Trump, luego miro a Carryn Owens a la cara y le dijo “gracias”.

Reforma de Salud

Asimismo Trump le pidió al Congreso derogar la ley de salud conocida como Obamacare (ACA por sus siglas en inglés), a la que califico como “un desastre que debe de ser reemplazado por un sistema de salud que sea competitivo”.

El mandatario estadounidense se refirió también a los altos costos de los medicamentos y expresó su preocupación al respecto asegurando que reducirá los costos de los mismos e implementará un sistema de cobertura médica que asegure la cobertura a los pacientes con condiciones médicas preexistentes.

Reforma fiscal y generación de empleos

El presidente adelantó que su equipo económico “está desarrollando una reforma fiscal histórica”. La reforma que plantea Trump está destinada a reducir la carga impositiva a las empresas para que éstas mejoren su competitividad.

“Para que Estados Unidos alcance sus objetivos dentro y fuera de fronteras, debemos reiniciar el motor de la economía, favoreciendo a las empresas para que hagan negocios en el país y sea más difícil trasladarse al exterior”, remarcó el presidente.

En su alocución en el Congreso el presidente mencionó varias veces su compromiso con la generación de empleos y recalcó que durante este mes en el que él ha estado al mando, varias compañías como Chrysler o Ford se comprometieron a emplear más estadounidenses, y reforzó su mensaje con la frase “compre productos estadounidenses y emplee a estadounidenses”.

 

Latin America Editor